¿Es la gente la que lleva el uniforme o el uniforme el que lleva a la gente?

¿Es la gente la que lleva el uniforme o el uniforme el que lleva a la gente?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El uniforme nunca pasa desapercibido… Has salido hoy a tu trabajo y en la calle observas a un trabajador con su overol azul y su casco de seguridad, en la esquina te encuentras a un policía de tránsito, pasas a comprar tu café y la chica que lo prepara lleva un mandil y una gorra con el logo y los colores de la empresa, por la tarde vas a un restaurante y el chico que te atiende lleva ropa de trabajo. ¡En cualquier rincón hay personas con uniforme! Pero ¿qué es lo que te transmiten cuando los ves?

¿Es la gente la que lleva el uniforme o el uniforme el que lleva a la gente

Cuantas veces hemos visto por la calle a personas que portan con orgullo su vestimenta laboral, mientras que otras… pareciera que lo ocultan, incluso hasta llevan otras prendas para cambiar su vestimenta fuera del trabajo ¿a qué crees que se deba?

El uniforme se ha caracterizado por un sentido de pertenencia, una “conexión” entre los trabajadores y la organización, cuando estos trabajadores se sienten identificados con la filosofía de la compañía, son fieles seguidores de esta. Es lo mismo que nos pasa con nuestra ropa de marca favorita, de maquillaje, de shampoo, hasta de chocolates. La defendemos y la queremos como si fuera la mejor, por lo tanto, el uniforme lo usamos con orgullo.

El uniforme tiene Poder

A veces, pareciera que tiene una personalidad propia, que incluso, te puede contagiar ¿o no? Veamos un ejemplo, cuando te preparas para una cita… eliges prendas que te favorezcan, pero, cuando te ves al espejo ¡hasta tu autoestima cambia! Te sientes más segura, más contenta, te sientes BIEN. En cambio, si utilizas prendas que no te agradan, hasta de malas nos ponemos.  Esa sensación de BIENESTAR es la misma que debería generarnos nuestro uniforme.

Volviendo a la pregunta central, ¿Es la gente la que lleva el uniforme o el uniforme el que lleva a la gente? La respuesta se encuentra en la ACTITUD. La ropa de trabajo es una herramienta de comunicación, que, en conjunto con los gestos, la postura, la manera de hablar; conforman una comunicación no verbal, la cual es la responsable de generar una primera impresión en los demás.

Pero, la actitud determina tus acciones, en tus relaciones personales, en cómo te comunicas y en tu bienestar. Pues, una actitud positiva se refleja en la autoestima, en la seguridad que transmitimos, en las sonrisas que regalamos, en el entusiasmo para realizar las cosas, en la comodidad y en el bienestar que tenemos.

Así que, no solo es que el uniforme tenga poder, sino TÚ ¿qué poder le quieres dar? ¿qué poder quieres transmitir?

Vanity

Nos ayudas mucho si nos sigues en nuestras redes sociales

Suscríbase para recibir actualizaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *